Más noticias | Teatro
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: “La vida es un teatro” 10mo. Capítulo


Nuevo romance….En este mundo de cambios constantes, hay algo que no cambia… “El amor”… OSHO

El amor es dar y recibir, es entregar el Yo, para encontrar el otro Yo. Es la causa de la vida, para recibir el efecto de la felicidad.

El amor es bello, la soledad es triste, las culpas son dañinas, la angustia envejece, el amor rejuvenece…

Elizabeth… creación ficticia de Mercedes.

Samuel, el Director del Elenco, estaba muy entusiasmado preparando los libretos junto al guionista de la obra “Romeo y Julieta”. Su terapia había concluido, pero asiduamente me llamaba por teléfono invitándome a salir o me enviaba flores, bombones, que yo lo atribuía al agradecimiento por el cambio positivo realizado.

Él también estaba en la misma posición de William (el payaso triste). Antepuso siempre el trabajo a formar una familia. Mi mente volaba, realizando una similitud entre los tres, porque yo siempre fui igual. Mis tareas primero, que me fueron llevando a un aislamiento familiar y social. Mi familia vive cerca, pero nunca tengo tiempo para ellos. Mis amigas se fueron alejando de a poco, mis salidas están restringidas porque siempre antepongo mis quehaceres cotidianos. Tuve varias oportunidades de formar una pareja, pero huía de ese compromiso que me llevaría mucho tiempo. A Samuel lo vi siempre como un compañero laboral, obviando sus miradas, requerimientos y deseos de acercamiento.

Tengo 36 años y estoy sola… Soledad que amortiguo con mi continua ocupación, donde me siento feliz. Los años pasan, la adultez se aproxima y reflexiono que no sé dónde está el mañana. Somos tres personas: Samuel, William y yo, sin futuro familiar.

Pienso… que la vida no es así. Aconsejo a los demás de la importancia de formar una familia, el amor de los hijos, excluyéndome de lo que sugiero.

Es un día domingo y permanezco en soledad, pensando en los demás. Inesperadamente suena el teléfono, fui atender preocupada de quién sería o de que problema se avecinara.

_ ¡Hola! Habla Elizabeth ¿Quién habla? – dije en tono curioso.

_Perdón por molestar… Habla Samuel para invitarte a almorzar ¿Tienes algún compromiso?

Quedé un poco turbada. Tantas veces rechacé su invitación, tratando de escapar a un compromiso que me quitaría el tiempo, tan importante para mí. Reflexioné que debo comenzar un cambio para no quedar aletargada en un camino solitario y oscuro sin salida.

_ ¡Samuel! ¡Qué alegría escucharte! No tengo ningún compromiso y acepto la invitación.

_A las 12 horas paso a buscarte. Creo que nos haría bien un cambio de aire, conversar de otros temas y olvidarnos del teatro.

Me acicalé con esmero, estaba nerviosa, pero en mi interior, feliz.

Llegó puntual, lo observé contento y animoso. Fuimos a un restaurante prefiriendo almorzar en el jardín del mismo, rodeado de flores, con una brisa que invitaba al bienestar. Conversamos de todos los temas, obviando el trabajo y el teatro. Narró su solitaria vida y yo hablé de la mía. Éramos dos personas diferentes, pero unidas en un mismo pesar. Me tomó de la mano, que no rechacé. Nuestras miradas se cruzaban en forma intermitente. Los dos dejamos de ser Samuel, el Director de la obra, y Elizabeth, la periodista Psicóloga.

Sentí un feeling inimaginable, nuestras miradas se buscaban, mis manos temblaban y mi corazón latía fuertemente. Lo veía con otros ojos, admirándolo, sin entender que me estaba sucediendo. La mirada de Samuel era penetrante, con silencios que lo decían todo. Éramos dos adolescentes en su primera cita, deseando volver el tiempo atrás… buscando una felicidad que ambos la necesitábamos.

Llegué a casa con otro espíritu, diferente forma de ver la vida. Mi despertar fue sonriendo, con una fuerza interior desconocida.

Tocaron el timbre. Pensé… ¿Quién sería tan temprano?... Samuel me envió un ramo de rosas rojas con una tarjeta que decía: “GRACIAS, por los hermosos momentos pasados”… Me sentí acompañada, sin pensar en un futuro que puede ser corto o nada… Decidí dejarme llevar por el hoy.

En el capítulo anterior expresé que hay varios hilos sueltos que necesitan ser considerados en estos días que el elenco goza de las mini vacaciones.

1º) Conocer la decisión de William (el payaso triste)

2º) El tratamiento terapéutico de Micaela (la actriz que sufre por amor)

3º) La incógnita de Stefanía (la bailarina joven) y Damián (el miedoso)

Ayer encontré un sobre arrojado debajo de la puerta de casa. Lo abrí y con inmensa alegría leí… Era William, que decía así:

Estimada Elizabeth:

                                   Perdón por haberme ausentado estos días, pero quería estar seguro del paso a dar.

                                   Realicé el cambio que usted sugirió. Me despedí del Circo, el cual continúa la gira estipulada.

                                   Mediante contactos familiares ubiqué el lugar donde reside mi familia.

                                   Es una ciudad pequeña, muy lejos de acá.

                                   Saqué mi pasaje y mañana partiré a mis nuevos horizontes con fé y alegría de poder ver a mis hijos, aunque sea de lejos.

                                   Esta nueva aventura es un nuevo comenzar, sé que es un largo y delicado proceso, pero estoy ansioso de transitar por este camino que Usted me marcó.

                                   La tendré al tanto de cada circunstancia por este medio.

                                   Decirle gracias, no significa lo que Usted me enseñó.

                                   Con sincero cariño, la saluda

Lágrimas corrían por mis mejillas. La emoción y paz interior colmaban mi Yo interior, pensando en William.

Micaela, la principal actriz de la obra, continúa con sus llantos por el amor perdido. Asiste puntualmente a la terapia. Observo que la resignación está llegando, es un duelo largo que a veces cuesta superar, porque queda el residuo del engaño, desvalorización, desilusión e impotencia. Estos días de descanso no le hicieron bien. Pronto comenzarán los nuevos ensayos y su mente estará ocupada en lo que es su pasión.

Stefanía y Damián, sólo los vi dos veces. La felicidad en sus rostros lo dice todo. Caminan tomados de la mano, como dos adolescentes aprendiendo a AMAR.

En do días volveremos al teatro. Samuel tiene ya preparados los libretos de los personajes de la obras “Romeo y Julieta”.

En el próximo capítulo: Reencuentro del elenco y entrega de los libretos.

Yo me pregunto: ¿Estarán conformes los actores con el personaje que les tocará actuar? ¿O se presentarán desconformismo o envidia?...

Acompañen a Elizabeth a narrar estos nuevos misterios.

Elizabeth, creación ficticia de Mercedes Davire de Llaver

Para leer notas anteriores

Prólogo cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17227/2017-03-19/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO

Capítulo 1 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17246/2017-03-26/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+1er+Capiacutetulo

Capítulo 2 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17264/2017-04-01/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+2do+Capiiacutetulo

Capítulo 3 cliclear en:  http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17287/2017-04-08/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+3er+Capiacutetulo

Capítulo 4 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17311/2017-04-16/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+4to+Capiacutetulo

Capítulo 5 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17334/2017-04-24/Secretos+de+Vida+La+Vida+es+un+Teatro+5to+Capiacutetulo

Capítulo 6 cliclear en; http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17363/2017-05-01/Secretos+de+Vida+La+vida+es+un+teatro+6to+capiacutetulo

Capítulo 7 cliclear en:  http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17393/2017-05-08/Secretos+de+Vida+La+vida+es+un+teatro+7mo+Capiacutetulo

Capítulo8 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17417/2017-05-14/Secretos+de+Vida++ldquoLa+vida+es+un+teatrordquo+8vo+Capiacutetulo

Capítulo 9 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17455/2017-05-21/Secretos+de+Vida+La+vida+es+un+teatro++9no+Capiacutetulo

 

 

 


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.























Desarrollo por Digital Bath