Más noticias | Teatro
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: “La vida es un teatro” 8vo. Capítulo


En el teatro, detrás del telón, reinaba un júbilo colectivo. Comentarios, incertidumbre, misterios por la invitación inusitada de Samuel.

La obra se desarrolló con mucho éxito, a pesar que hacía tres meses que estaba en cartelera.

Algunos opinaban que estaban en el final de la misma, otros temían que se desarmara el staff. Entre camarines y bambalinas ni cesaban los chismes y comentarios.

Al finalizar la función, todos apresurados cambiaron su vestimenta para concurrir a la misteriosa invitación.

Nos reunimos en un restaurante apartado, reservado para nosotros.

La cena fue placentera, semejante a un jolgorio, entre risas y charlas.

De pronto Samuel, con una copa de champán en la mano, se puso de pie, lo que silenció al grupo.

_”Brindo por muchos motivos. Primero, deseo felicitarlos por el éxito de la obra durante tanto tiempo. Este éxito es de ustedes que ofrecieron la mejor calidad como actores en todo momento.”

Los aplausos le impedían continuar, la emoción embargaba el ambiente.

_”Mi segundo brindis es por esta familia que se fue uniendo cada día, identificándose con el personaje que interpretaban con tanta profundidad, olvidando los problemas cotidianos de cada uno. Son actores de calidad, cultura y profesionalismo, por lo que puedo decir: ¡Felicitaciones!...”

Uno de los personajes, se colocó de pie para responder:

_”La base de este éxito es Usted, nuestro Director, con su impecable coordinación, que nos enseña a ser cada día mejor.”

_”Agradezco de alma el concepto expuesto. También debo agradecer a Elizabeth, que con sus charlas me hizo reflexionar sobre varios errores cometidos.

Mi tercer brindis es para anunciarles que tomaremos unos días de descanso, para luego comenzar nuevos ensayos que requieren tiempo y dedicación.

Mi sueño es la representación de “Romeo y Julieta”. Una historia y una época que empezaremos a estudiar en diez días.”

Abrazos, ojos brillantes de felicidad, brindis, comentarios, risas que endulzaban el ambiente.

Ismael me preguntó:

_Elizabeth, ¿Usted también descansará estos días?

_No, mi tarea continúa. Estos días visitaré un circo muy importante que ha llegado a la ciudad, porque mi anhelo es entrevistar a la figura central del mismo: “El Payaso”.

Todos me desearon suerte, agradeciéndome en forma individual haberles enseñado a pensar…analizar…reflexionar en los momentos precisos.

También alabaron a Laura por su actitud protectora y presencia relajante en cada situación.

Volví a casa con un espíritu positivo, alegre y con un objetivo claro a cumplir.

El circo

Decidí concurrir al otro día, como espectadora para verificar, observar, la actitud de los artistas y en particular disfrutar de la magia de “El Payaso”.

El circo era majestuoso, con renombre Internacional, su nombre es “Safari”.

Me asombraron las luces, la cantidad de público y la exorbitancia del circo.

Me ubiqué en la primera fila, con mi cuaderno de anotaciones para escribir cada detalle.

Desfilaron equilibristas, trapecistas, diversos animales amaestrados, bailarines, piruetas que eran aplaudidos con mucho regocijo. También un magnífico espectáculo de aquadance. Las luces brillaban con diferentes destellos formando conos inalámbricos que variaban de color.

De pronto la oscuridad se hizo notar, sólo un reflejo de luz roja que enfocaba el centro de la pista, donde se encontraba el payaso con su traje diferente, la galera y una risa contagiosa.

Actuó durante una hora, seguido por el júbilo, aplausos, risas, con sus chistes, comentarios, imitaciones con diferentes voces que asombraban al público.

Fue aplaudido de pie durante largo tiempo.

Al terminar la función mi deseo se hizo realidad.

Me acerqué a su camarín con el ímpetu de hacerle una entrevista. No vi al payaso, observé a un hombre encogido, rígido, dando la espalda a la puerta y mirando sin ver por una ventana o imaginando conversar con las estrellas.

_Soy Elizabeth, periodista, deseo felicitarlo por su espléndida actuación. Supo mantener un clima agradable y risueño durante todo el tiempo. Es Usted un artista muy peculiar, con una impronta creativa que asombra en cada momento. Su alegría es una emoción colectiva. Debe sentirse orgulloso de sus logros, de hacer feliz a los demás.

_Le agradezco sus elogios, pero la felicidad es ajena a mí.

Muy lentamente se dio vuelta y pude observar un rostro ajado, apagado, oscuro. Sus ojos eran tristes, sin vida.

Sonaban en mis oídos las risas, alegrías, aplausos que produjo su actuación y no entendía quién era esa otra persona que me hablaba.

Me ofreció asiento, una copa de bebida y comenzamos a dialogar.

_Yo dije mi nombre, pero desconozco el suyo – dije suavemente.

_Mi nombre de payaso es Charly, el verdadero es William.

Tengo dos nombres que pertenecen a dos personas: Charly, el payaso que hace reír; William, el que llora su dolor.

_A Charly, ya lo vi y lo escuché. Desearía conversar con William ¿Cuál es la causa del dolor de él?

_Mi historia es larga, colmada de culpas, remordimientos, lágrimas escondidas, soledades ocultas, rencores, impotencia y mucho dolor en el alma, porque no supe vivir la vida.

_William… ¿Por qué te haces tantas autocríticas?

_Desde pequeño fui el centro de atención, festejando mis muecas, imitaciones, produciendo risas en el entorno. Fui creciendo con la misma creatividad durante los años de estudiante. En todo evento llamaban a William para armonizar el ambiente. A los 18 años estudié teatro, la parte cómica, dedicando mi tiempo a realizar diversas piruetas creativas. Llegó un circo a mi pueblo y la Academia de Teatro me sugirió presentarme. Pasé ensayos y me contrataron inmediatamente. Fui escalando posiciones, viajando por diferentes ciudades, provincias, incorporándome al grupo satisfactoriamente. A los 25 años llegó el amor, formando una familia con dos hijos.

_William… ¿Tienes familia? – dije con alegría.

_La tenía – dijo con mucho pesar.

_ ¿Qué sucedió?

_Al principio, mi familia me acompañaba. Esto hizo que mi bienestar fuera tranquilo.

_ ¿Por qué dices: “al principio”? – Imaginaba la respuesta, pero quería escucharla de él.

_Mi esposa estaba molesta con la vida en el circo y no deseaba ese futuro para los hijos. Le expliqué de un nuevo contrato a nivel internacional que sería la culminación de mis logros, pero…no lo entendió.

_ ¿Qué decidieron ante esa situación conflictiva?

_Ahí radica mi error. Decidí seguir mi carrera profesional y ella partió con “mis hijos”. Continué en la gira que era mi pasión.

_ ¿Dónde fue tu esposa con los hijos? – pregunté quedamente.

_Es docente y fue a su pueblo natal a vivir con sus padres.

_ ¿Cómo soportaste el despegue de tus hijos? – dije con asombro.

_En ese momento era más importante llegar a la cumbre que llegué. Al principio había comunicaciones, que luego se fueron silenciando. Pasaron cinco años y me enteré, por otros medios, que había formado pareja con muy buena relación con “mis hijos”. Desde ese momento me aparté con rencor, impotencia, cólera por haber perdido a mi familia. Hoy tengo 50 años y siento la angustia de la soledad – dijo con lágrimas en los ojos.

_William, deseo que te serenes y éste no es el lugar apropiado para conversar. Si deseas continuar con la charla, te espero mañana a las 16 horas en mi domicilio. Creo que te haría bien y juntos buscar una solución a este problema.

Me miró desolado, anotó mi dirección y me despedí angustiada. Volví a casa pensando, analizando las palabras escuchadas y reflexioné la importancia que tiene la familia, y el dolor, cuando se toman decisiones apresuradas.

En el próximo capítulo veremos cómo se desarrolla la charla entre William y Elizabeth, tratando de ayudarlo a obtener una mejor calidad de vida, y que pueda encontrarse con sus hijos. ¿Me acompañan en este nuevo objetivo?

Elizabeth, creación ficticia de Mercedes Davire de Llaver

Para leer notas anteriores

Prólogo cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17227/2017-03-19/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO

Capítulo 1 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17246/2017-03-26/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+1er+Capiacutetulo

Capítulo 2 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17264/2017-04-01/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+2do+Capiiacutetulo

Capítulo 3 cliclear en:  http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17287/2017-04-08/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+3er+Capiacutetulo

Capítulo 4 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17311/2017-04-16/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+4to+Capiacutetulo

Capítulo 5 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17334/2017-04-24/Secretos+de+Vida+La+Vida+es+un+Teatro+5to+Capiacutetulo

Capítulo 6 cliclear en; http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17363/2017-05-01/Secretos+de+Vida+La+vida+es+un+teatro+6to+capiacutetulo

Capítulo 7 cliclear en:  http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17393/2017-05-08/Secretos+de+Vida+La+vida+es+un+teatro+7mo+Capiacutetulo

 

 

 


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.























Desarrollo por Digital Bath