Más noticias | Teatro
Actualizado el 31 de Diciembre de 1969


Secretos de Vida: La vida es un teatro. 7mo. Capítulo


AMORES PROHIBIDOS

Amores prohibidos

Micaela, es la principal protagonista de la obra. Es una mujer de 54 años que dedicó su vida al teatro. Carece de familia, única hija, perdió a sus padres a edad temprana. El teatro fue siempre su pasión, llegando con su fulgor a convertirse en una de las mejores actrices, la más reconocida, estando en la cumbre de su carrera. Siempre sonriendo, con un temperamento estable y un potencial artístico y cultural admirable. Se la ve siempre sola, parca con su entorno y al finalizar la función se despide apresurada, pero feliz. No participa en los encuentros con el grupo, pero sus compañeros la admiran como mujer y actriz.

Ese inesperado shock nervioso nos desequilibró a todos, sin comprender lo sucedido.

Con Laura, la Coordinadora General, no podíamos frenar esa situación. Nos acercamos a su camarín, bebió una copa de agua y dejamos que se pacificara. Las circunstancias no eran propicias para realizar preguntas. Cuando se calmó, sus sollozos ahogaban su garganta impidiéndole respirar. Laura se mantuvo en silencio y yo sólo observaba sus manos temblorosas, su rostro cubierto de tantas lágrimas, sentada, indefensa, cubierta con un manto oscuro impenetrable. Levantó la mirada, señalando una tarjeta con una rosa blanca sobre su toilette. Me acerqué a leerla, quedándome sin palabras. En la tarjeta decía:

“Gracias por los momentos robados y prohibidos. En estos tres años fui feliz a tu lado, pero todo comienza y termina con un fin. Me traslado a España con mi familia, deseándote lo mejor para la mejor mujer que conocí”.

Yhonatan

Estaba por descubrir esa azotea escondida de ella. Sólo le escribí mi dirección, diciéndole: “Nos encontramos mañana a las 17 hs”.

Micaela llegó puntual. Su rostro pálido, sin maquillaje, con una mezcla de tristeza y angustia. Se sentó con la cabeza inclinada, sus ojos bajos y sus manos entrelazadas.

_Micaela, un secreto guardado te está dañando en tu interior. Puedes confiar en mí. A veces una mente está incapacitada para resolver tanto dolor, pero dos mentes pueden encontrar la solución.

_Mi desesperación tiene un origen: El amor. ¿Leíste anoche la esquela que te señalé? Eso lo dice todo.

¿Cuál es tu historia de amor? Quizás al hablar, el alivio llegará a tu ser.

_Di el alma por un amor prohibido, imposible, colmado de temores y culpabilidades. Él se entregó a mí de la misma forma. Minutos escasos, horas cortas, escapadas furtivas, corridas indebidas, miradas cercanas o lejanas, situaciones engañosas, cuerpo que se unen con alegría y se desunen con tristeza. Dediqué mi vida al teatro, dejando de lado al amor. Repentinamente lo conocí, fue un amor a primera vista y el mundo oscuro en el que vivía, se transformó en luz, dándome fuerzas y felicidad. Él tiene una familia de la que yo carezco. Su estado siempre fue ambivalente, padece de “decidofovia”, es decir, miedo a tomar decisiones. Antepone sus hijos, la pareja, la familia, su entorno social, laboral, las estructuras incorporadas que le impiden realizar un cambio.

_Micaela, durante esos años lograste respetar esos conceptos? ¿Pudiste adaptarte a esa situación?

_Me conformaba con los momentos robados soñando con un film imaginario con otro fin. Ahora, al enfrentarme con la realidad, no puedo aceptarlo.

_Al estar profundamente enamorada, no advertías que fue dándote pautas que no querías admitir. La mente se predispone a no ver, creer, aceptar hechos verídicos y el círculo se va cerrando careciendo de fuerzas para reflexionar cada circunstancia.

_Si, tenés razón, me fue dando hechos tangibles, pero por el terror a perderlo, los iba obviando. En el último tiempo siempre estaba apurado, escasos momentos compartíamos, le descubrí engaños y en variadas ocasiones asistía al teatro con su pareja e hijos. Pensaba que era para verme, pero… los observaba como una familia feliz y ella lo miraba con amor. Yo pensaba: ¿La ama a ella o a mí? ¿Por qué me miente? ¿Quién soy para él? Cuando regresaba, no preguntaba esos porqués, conformándome con las migajas de su amor. No me interesaba nada, igual era feliz por momentos, en mi interior sabía que sólo me amaba a mí.

_Micaela, no te mientas más. Él no aceptó hacer un cambio porque era más cómodo transitar por doble camino.

_Sin él no puedo vivir – dijo con lágrimas en sus ojos y dolor en sus palabras.

_No emplees el “no puedo”, di “No quiero vivir sin él”. Creo que las pautas recurrentes eran fútiles para ti. No quería herirte, disfrazando un adiós. No sufras más, deja de dañarte, no denigres tu persona ni pierdas valores por algo que no va a suceder. Cierra tu mente a tantos films imaginarios y vive la realidad.

_Él va a sufrir…me ama a mí…

_¡Deja de soñar! Él ya eligió su futuro y te dijo adiós, la lucha terminó, se fue alejando lentamente y no querías darte cuenta, justificando su proceder. ¿Dónde están tus valores y conceptos morales adquiridos en el trayecto de tu vida? Recuerda ese adiós, guarda ese amor imposible muy dentro tuyo, un recuerdo que no pudo ser. Aprende a desprenderte, es un proceso doloroso. El dolor queda, pero el sufrimiento va menguando día a día.

_Entonces… ¿nunca me amó?

_Te amó, no jugó contigo, pero fue más fuerte su familia y decidió no caminar más por esa Avenida doble mano, vivir sin trampas, por eso te dijo: “Adiós…” Debes tener presente que el amor es fuerte, pero, en algunos casos, no eterno. Entrega tu vida a quien realmente te ame y no llores por alguien que dijo “adiós” sin retorno. Tienes un porvenir fastuoso, no lo malogres con tu angustia. Sólo recuerda que ese amor sólo fue vivido por momentos que te hicieron felices…fueron momentos…

_Elizabeth, gracias por escucharme, sé que debo pasar este duelo a mi manera, pero seguiré luchando en el camino que elegí.

Se alejó muy triste, pero convencida de la importancia de esa pequeña palabra…Adiós…

Recordé una poesía que escribí hace tiempo, pensando que quizás alivie su pesar.

El adiós

¡Qué palabra tan pequeña!

Y cuanto significado tiene,

cinco letras que significan un final.

                                           A los seres queridos que partieron

                                           y dejaron un vacío en nuestro ser,

                                           aquel amigo que ya no está

                                           y duele prescindir de su presencia.

Pero hay un adiós, muy doloroso,

el adiós al amor,

hiere y nos llena de angustia y desamor.

Ese amor de pareja que nos aleja de la soledad,

el sostén donde nos apoyamos,

el que está siempre presente.

Pero… un día, nos alejamos con un adiós.

                                              Adiós sin retorno,

                                               quedando el cuerpo sin alma,

                                               porque voló junto a él,

                                               las manos vacías

                                             una llaga que recorre el cuerpo

                                               y no la podemos curar,

                                               porque no encontramos dónde está.

Las lágrimas impiden ver su retrato,

los recuerdos anudan la garganta,

sintiendo caer el cuerpo,

sin deseos de seguir,

sólo retumba en los oídos,

la palabra “Adiós”…

                                               La energía vital del ser,

                                              obliga a levantarse,

                                               se debe seguir el camino,

                                               con fe y esperanza,

                                               olvidando ese Adiós,

                                              que desgarró el alma.

Pienso…Analizo…Reflexiono…

Debo caminar siempre adelante,

con prisa y energía,

hasta que ese adiós,

suene como un eco lejano,

que el viento lo apagó.

                                               No llores un adiós,

                                               déjalo volar,

                                               si te ama, volverá cerca o lejos,

                                               pero volverá al nido que lo cobijó.

Si no te ama,

déjalo en libertad,

seca tus llantos,

que siempre la vida

te dará un nuevo comenzar.

 

Llegué al teatro temprano y me sorprendió un cartel con un aviso.

 
   

Sentí mucha alegría; en los camarines y pasillos corrían los comentarios y algarabía.

Observé a Stefanía (la bailarina) y Damián (el miedoso) conversando animosamente y pensé: ¡Qué hermosa pareja forman! Entregué la poesía a Micaela, triste pero tranquila.

Me quedé analizando el cartel. Algo inusual en el Director, reflexionando: ¡Algo importante desea comunicarnos!

Acompáñenme y sabremos a qué se debe la invitación de Samuel.

Elizabeth, creación ficticia de Mercedes Davire de Llaver

Para leer notas anteriores

Prólogo cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17227/2017-03-19/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO

Capítulo 1 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17246/2017-03-26/LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+1er+Capiacutetulo

Capítulo 2 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17264/2017-04-01/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+2do+Capiiacutetulo

Capítulo 3 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17287/2017-04-08/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+3er+Capiacutetulo

Capítulo 4 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17311/2017-04-16/Secretos+de+Vida+LA+VIDA+ES+UN+TEATRO+4to+Capiacutetulo

Capítulo 5 cliclear en: http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17334/2017-04-24/Secretos+de+Vida+La+Vida+es+un+Teatro+5to+Capiacutetulo

Capítulo 6 cliclear en; http://www.arndiario.com/notas/ver/id/17363/2017-05-01/Secretos+de+Vida+La+vida+es+un+teatro+6to+capiacutetulo

 

 


Etiquetas:




Click en la foto para ampliar.























Desarrollo por Digital Bath